El mes pasado el mercado me puso contra las cuerdas, en uno de esos momentos en los que incluso llegas a desconfiar de tu sistema. En pocas ocasiones había tenido tantas dudas sobre mi futuro como Trader con los Stops sucediéndose uno tras otro sin encontrar explicación aparente.

En el peor momento, cuando estaba incluso pensando en parar temporalmente la operativa y tomarme un tiempo de pausa para volver con energías renovadas, me vinieron a la cabeza mis inicios en el trading profesional, allá por 2014.

Estar vinculado desde hace más de 6 años a una de las mayores empresas de Prop Trading del mundo me ha servido en muchos aspectos de mi vida. Ya no sólo he adquirido mucho de los conocimientos y habilidades de trading que tengo y he asimilado los patrones de comportamiento que siguen los que de verdad ganan dinero al mercado (mucho más de lo que te imaginas), sino que además he forjado una personalidad a prueba de dificultades donde muchos han perecido.

La incertidumbre de no saber qué pasará con la siguiente posición abierta y la angustia por alcanzar unos resultados exigentes han sido dos de los compañeros de viaje que siempre han estado presentes en esta aventura. No es la primera vez que me planteo abandonar, y supongo que tampoco será la última.

Eso sí, en esta ocasión parecía diferente. El sistema no respondía como yo esperaba, parecía que las reglas que antes funcionaban con los ojos cerrados ahora estaban obsoletas, como si los precios estuvieran vigilando mis movimientos para hacer lo contrario a lo que había planeado.

El futuro se teñía de gris, con el negro acechando a la vuelta de la esquina si no viraba el rumbo pronto.

Llegaba el momento de tomar decisiones, no podía aguantar esta dinámica por mucho más tiempo.

Entonces comprendí lo difícil, y a la vez sencillo, que es mejorar un proceso defectuoso en el trading.

Difícil porque debes imponerte a lo establecido. Salir de tu zona de Comfort, reconocer los errores y atreverte con los cambios que el mercado te está pidiendo que hagas.

Sencillo porque una vez implementas los cambios (que no tienen por qué ser drásticos) todo vuelve a la normalidad, la maquinaria queda engrasada y la producción continúa.

Al final mayo sólo ha sido un bache más en el camino. Eran necesarios un par de ajustes en la operativa para desechar lo que fallaba y hacer un «reset». Me he ganado alguna cana de más pero los beneficios han vuelto donde los dejé, más cerca de lo que parecía.

En el post de hoy descubrirás el valor de los pequeños detalles en la bolsa y, sobre todo, cómo llegué a la conclusión de que la gestión del riesgo era una de las piezas claves que sostienen el futuro de cualquier trader. Es la hora de recordar los inicios de un viaje que lleva ya 6 años en curso. Vamos con ello.

Una sala de Trading es lo más parecido al lanzamiento de un cohete en una agencia aeroespacial

Entrar en un Trading floor por primera vez es algo que impresiona. Al pasar el recibidor llegas a una oficina diáfana donde están los puestos de trabajo con sus correspondientes pantallas perfectamente alineadas, en unas mesas blancas impolutas y con la distribución justa para que no tengan exceso de luz y haya el espacio suficiente entre trabajadores. En las paredes hay mensajes motivadores como «Mantente Disciplinado» que siempre te recuerdan cuáles son los pilares del éxito.

Cada «Trading Desk» cuenta con 6 monitores, aunque los traders más seniors pueden llegar a tener hasta 12. Alguno prefiere estar en la zona central más abierto y en contacto con el resto de compañeros, mientras que otros se sitúan en las esquinas o alejados para abstraerse del ruido y centrarse en lo único que importa: el movimiento del mercado.

Por momentos te olvidas de que estás en una de las calles más céntricas de Madrid. Entre las decenas de pantallas y la tensión que se respira en el ambiente parece que has aterrizado en la sede de la NASA y que en cualquier momento empezará la cuenta atrás para el lanzamiento del próximo transbordador con destino el espacio exterior.

En solo un segundo la cuenta de resultados de la empresa puede cambiar en miles de € al haber cientos de posiciones abiertas en distintos activos. Esto sería un completo descontrol si nadie pusiera orden en este baile de cifras.

Esa figura que gestiona el P&L es el Risk Manager, que ejerce funciones de cheriff en la sala. Su función principal es controlar el riesgo que se asume en cada momento, estableciendo los límites de volumen y unos Stops bien definidos, cortando posiciones con pérdidas cuando es necesario.

No sólo se queda en esas tareas, sino que adicionalmente se le requiere un papel activo en la gestión del equipo humano. Te lo sigo contando en el siguiente apartado.

¿Sabías que las empresas de Prop Trading tienen un conflicto de intereses con sus propios traders?

Antes de seguir avanzando debes saber que un Propietary Trading es una entidad jurídica (sociedad limitada o anónima) donde unos socios deciden que su capital lo gestionen terceros, en este caso los traders. La función del trader es ganar lo máximo posible para la compañía, y cuanto más resultado obtenga a final de año mayor será su bonus.

El problema es que, por lo general, los traders no son partícipes de la empresa. Es decir, no están arriesgando su propio dinero.

Esto provoca un conclicto de intereses muy grave si no está bien gestionado, poniendo en peligro el futuro de la organización.

El trader siempre quiere aspirar a ganar lo máximo, y para eso hay dos maneras:

  • El camino lento: Sobrevivir al mercado con humildad, haciendo bien tu trabajo todos los días manteniendo unos niveles de riesgo estables. Poco a poco tu cuenta va creciendo y creas un colchón que te permite incrementar el volumen para asumir más riesgos y optar a mayores beneficios.
  • El camino rápido: Pegar un pelotazo arriesgando el máximo capital que tienes disponible y jugártelo todo a cara o cruz. Si lo haces 5, 6 o 7 veces consecutivas y te sale bien, multiplicarás lo que podrías alcanzar con un salario normal. Sin embargo, con que solamente falles en una ocasión estarás fuera del juego.

Te reconozco que el trader más común es el del segundo tipo. Es mucho más fácil de ver un trader cegado por la avaricia que sólo piensa en su bolsillo lleno en poco tiempo sin tener en cuenta la posible pérdida que a uno prudente y con vocación de mantenerse en el largo plazo.

Por otro lado está el factor psicológico. Da igual que seas el tío más talentoso para el trading, con mejores habilidades estadísticas o tengas una lectura de mercado fantástica. A cualquiera le puede llegar el día fatídico y pulirse todo su capital disponible. No es tu culpa, simplemente los mercados están diseñados para que te dejes en la mesa el máximo dinero posible, después de haberte llevado al extremo haciéndote perder la cabeza.

En definitiva, claro que hay buenos y honestos traders que se preocupan por el futuro y quieren desarrollar su carrera en el sector, pero con que uno de ellos te salga rana y decida arriesgar todo el capital en su propio beneficio puede cerrarte el chiringuito si no le pones límites. Si gana él se lleva el bonus, palmadita en la espalda y todos tan felices; pero si pierde la única perjudicada es la empresa y sus propios trabajadores que se habrán quedado sin empleo.

Grandes compañías han padecido estas prácticas en sus carnes, una de ellas el banco más antiguo de Inglaterra cuando quebró por culpa de un trader de futuros que escondía sus pérdidas, llevándose por delante una estructura centenaria.

Por qué el Risk Manager se convierte en un negociador entre ambas partes

Por las razones que te he expuesto no concibo la supervivencia de ninguna empesa de Prop Trading o de inversiones sin un buen Gestor de Riesgos. No se puede relajar ni un minuto porque en un instante de despiste las pérdidas pueden ser catastróficas.

Además de preocuparse por el futuro de la empresa tiene que contentar a los traders, dándoles un volumen adecuado para operar y que puedan optar al jugoso bonus que espera en año nuevo.

El papel que toma es el de intermediario entre los dos agentes interesados: el trader y la empresa. La compañía sabe que una mala racha puede tambalear sus cuentas, así que le exige disciplina máxima en las pérdidas.

Por el otro lado, sin traders no hay beneficios. Si se les corta demasiado las alas y no tienen suficiente margen de maniobra nunca tendrán posibilidad de ganar dinero y puede que se cansen y hagan las maletas hacia otra industria. Ya te garantizo que quien trabaja de trader lo hace para luchar por su bonus desde el minuto uno, y no le hace nada de gracia que le toquen su  herramienta de trabajo primordial: el capital disponible.

Imagínate la típica película americana donde el policía está negociando con un megáfono las condiciones para liberar a los rehenes: podría asemejarse al risk manager en un prop trading después de una mala racha. Los traders atrincherados en la casa pidiendo un aumento de Stop y Lotaje y en la otra parte de la negociación los socios de la empresa con el jefe de riesgos diciéndoles que vuelvan al trabajo y que recuperen poco a poco lo perdido.

Te parecería raro, ¿verdad? Aunque no te lo creas, esas situaciones se dan con frecuencia. Muchas veces la realidad supera la ficción

Gánate el volumen con el que operas: las sencillas reglas que debes aplicar en tu propia gestión del riesgo para trabajar como los grandes

Como ya te habrás imaginado las grandes discusiones llegan después de una serie de pérdidas, cuando el trader debe someterse a la evaluación de su rendimiento.

Esto es lo más normal del mundo y sucederá una o varias veces al año porque todo sistema o estrategia de Trading tarde o temprano tendrá una racha negativa en la que sufrirá Drawdowns.

Efectivamente, como has leído todo sistema o estrategia de Trading pasa por rachas negativas. Hasta los mejores del mundo.

Por última vez, por si no te ha quedado claro.

Todas las estrategias de trading tienen D R A W D O W N S.

Basta ya de mitificar el Trading y hacernos creer que es una actividad sin riesgo y que con 15 minutos al día puedes solucionar tu problema de paro.

No, la bolsa no funciona así. Debes tener un sistema ganador pero también unas reglas de gestión monetaria que te permitan sobrevivir al mercado para cuando vengan mal dadas. Tu riesgo no tiene por qué permanecer fijo, sino que tendrás que ajustar el lotaje conforme a los resultados avancen en tu cuenta.

Lo que te voy a contar ahora es información a la que muy pocos tienen acceso: te voy a explicar cómo el Risk Manager adapta el volumen de sus traders y lo que tienes que hacer para ganarte el derecho a llegar a un buen bonus a final de año:

  • Cuando ganas dinero y alcanzas unos objetivos puedes subir el volumen y el riesgo.  Primero creas un colchón para tener una red sobre la que caer cuando te llegue una mala racha. Si, por ejemplo, has ganado 15.000€ en tus primeros dos meses con un riesgo máximo diario de 500€ (el hard stop), has conseguido que confíen en ti y podrás arriesgar más dinero en próximos trades, buscando también un Profit mayor. Si eres disciplinado y sigues una buena línea llegarás a un gran bonus porque tu volumen disponible para entrar a mercado seguirá creciendo.
  • Si pierdes una cantidad considerable tendrás menos lotaje para seguir operando. Depende de cuánto hayas ganado previamente, de la experiencia, antigüedad haciendo trading.. pero el concepto no cambia. El objetivo número 1 es preservar el capital, y para evitar comportamientos nocivos como los que te hacen terminar en El cementerio de traders es fundamental reducir el riesgo por trade. Demuéstrate que son pérdidas puntuales, recupera parte del beneficio y te ganarás el derecho a subir de nuevo el lotaje. Si, por el contrario, sigues perdiendo y no eres capaz de salir del bache te aplicarán recortes adicionales.

Si lo haces bien asumes más riesgos y si tienes una mala racha cuentas con tiempo y confianza para recuperarte y volver al punto de partida. Hasta cierto punto, claro. No puedes estar 9 meses consecutivos perdiendo dinero si quieres seguir vivo en el sector.

Conclusiones: Quédate con lo que funciona para posicionarte por encima de la multitud perdedora: el ejemplo de mayo y junio en la Academia

Una verdad incómoda que casi nadie comparte es que el 90% de los traders pierde más del 90% de su dinero en menos de 90 días.

¿Cómo logran tal hazaña? ¿Crees que después de perder tres o cuatro operaciones seguidas dejan de operar, analizan lo que está sucediendo en el mercado y reducen el volumen hasta que su estrategia inicial vuelve a dar beneficios?

La respuesta es no.

La mayoría de traders incrementan el volumen después de una racha negativa con el objetivo de recuperarse cuanto antes y entrar en beneficios lo más rápido posible.

Y esto, amigo mío, siempre sale mal, las estadísticas no engañan. El cementerio de traders crece a ritmos agigantados y parece que seguirá la misma senda en este 2020 por los anuncios que veo y cómo te siguen prometiendo rentabilidades astronómicas.

Mira, las dos últimas semanas de mayo y la primera de junio han sido muy difíciles para mi operativa. Dirijo una sala de Trading enviando señales en directo todos los días con lo que ello supone: autoexigencia máxima y evaluación constante por parte de los alumnos, ya que me expongo siendo transparente 100% al facilitarles el login de mi propia cuenta de trading.

No ha sido nada fácil asumir pérdidas estas tres semanas, cerrando gran parte de las sesiones en rojo.

Lo que sí tenía bien claro era cómo superar el bache.

  1. Reduciendo el volumen en cada trade hasta que la curva de beneficios se girase como ya ha sucedido. Establecí varios objetivos monetarios para incrementar el volumen. Ya hemos subido los lotes al alcanzar el primero y queda muy poco para llegar al segundo.
  2. Analizando los motivos de los Stops y tomando medidas puntuales para evitar las barridas. Si el mercado te ha sacado 7 veces en el peor momento posible repitiendo el mismo patrón es momento de adelantarte y dar el siguiente paso para que no suceda más, al menos temporalmente.

Quizás tardas en recuperar uno, dos o tres meses, pero es un camino mucho más seguro y estable que si continúas «ciego» como si nada, además de poner en riesgo el capital de mis alumnos, lo que sería una gran irresponsabilidad.

Tu objetivo no debe ser pegar el pelotazo, hacer trading dos semanas y a vivir el resto del año en el Caribe, sino que debes intentar mantenerte vivo en el mundo de tiburones que es el mercado. No pasa nada por ralentizar tu ritmo de trading e incluso asumir pérdidas una temporada si eso significa que vas a seguir haciendo buenas operaciones cuando el temporal pase.

A cualquier empresa le puede pasar: Inditex ha publicado pérdidas este 2020 por primera vez en 20 años cotizando en bolsa. Yo te pregunto, ¿cuál es el objetivo de Amancio Ortega: forrarse todos los años arriesgando el futuro de la compañía cada semestre o permanecer vivo otros 20 años haciendo un excelente trabajo en el sector textil?

Reflexiona sobre a quién te quieres parecer más, si a la persona que más valor ha creado en la industria de España o a personajes como Julián Muñoz o Jesús Gil que se hacían ricos de la noche al día para después arruinarse.

No lo olvides…

Espero que los consejos que has aprendido hoy para mejorar en la gestión de tu capital y, sobre todo, garantizar tu supervivencia en el mercado los pongas en práctica cuanto antes. No esperes a mañana, el cambio es ahora.

Si quieres ir un paso más allá en mi Curso de Trading trabajaremos con las cifras exactas para reducir e incrementar el volumen en en el módulo de gestión monetaria. No solo eso, sino que te enseñaré el sistema de trading con el que opero día tras día y vivirás una inmersión plena en los mercados, acompañándote durante los 3 meses de Trading en directo con seguimiento y tutorías premium. Trataremos el dinero en tu cuenta como si fuera mío, porque de eso se trata, de que seas el protagonista de tu propia formación.

En tus manos está pasarte al lado ganador 😉

¡Un saludo y feliz fin de semana!

Enrique Mazón

Suscríbete

Nivel de conocimientos en Trading
Intereses

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *