estrategia militar

Cuando comencé a hacer Trading, allá por el año 2012, pensaba que sería un camino de rosas y que dentro de 6 meses me convertiría en el lobo de Wall Street y ya estaría sacando un buen sueldo de mis operaciones en bolsa.

La bofetada de realidad me llegó a las pocas semanas, al darme cuenta de que realmente era un pececillo en un mar de tiburones donde siempre acababa mal parado.

No tenía ni idea de cómo podía sacar dinero del mercado y más que un plácido paseo a la orilla del mar el trading se había convertido en un callejón sin salida.

Las pérdidas son las que me enseñaron el camino a seguir, hasta que poco a poco me di cuenta de lo que funciona y lo que no. Mi curva de aprendizaje fue lenta pero constante y a día de hoy sigue en marcha porque de cada sesión extraigo nuevas conclusiones que me hacen ser mejor trader.

Cuando estaba sin rumbo lo primero que me hacía falta era encontrar una estrategia clara que me detallara puntos de entrada y salida. Con trabajo di con ella y la fui perfeccionando, pero hacía barbaridades con el volumen y una mala operación me ventilaba el Profit que había conseguido en 4 o 5 buenas. Entendí que la estrategia no era suficiente para ganar consistentemente.

Supe que necesitaba ser una calculadora humana que gestiona el riesgo en todo momento, analizando en segundos los riesgos y probabilidades de las posiciones que tenía abiertas en el mercado. 

Pero falta algo más, tenía demasiados altibajos emocionales.

Recuerdo un día en que me bañé en la playa del Sardinero en pleno invierno para castigarme por uno de esos días negros. Llevaba una sesión muy buena, con más de 600€ de beneficio por la mañana y no quise parar: continué metiendo operaciones intentando multiplicar la ganancia. A las 4 de la tarde estaba en -50€ y a las 6 de la tarde cerré con -400€.

Un drama, no quería saber nada del mundo. Y lo peor fue darme cuenta de lo alejado que estaba de ser un trader consistente.

La última pieza del puzzle era una cuestión psicológica.

Me propuse no ser nunca más un jugador-perdedor. Para ello tenía que mantener la frialdad al 100% siendo disciplinado y efectivo como un reloj suizo, evitando los ciclos emocionales de euforia y pánico que tan fácilmente se apoderan del gamer.

Estaba muy cerca de completar el rompecabezas que es el mercado. De nada me servía tener un alto porcentaje de acierto si en una operación negativa perdía lo ganado en 10 trades positivos. Era inútil gestionar el riesgo al milímetro si luego entraba 50 veces a mercado un día y la avaricia cegaba mis decisiones.

La solución no era ser un gran maestro en una disciplina y olvidarme del resto.

No, el gran reto al que nos enfrentamos todos los Traders es realizar todas estas tareas a un mismo tiempo y bajo la presión de tener el dinero en juego en cada operación.

Sé que puede sonar cruel, pero así es la bolsa: teoría de la selección pura y dura. Sólo quedan en pie los fuertes, quienes han entrenado unas habilidades necesarias para sobrevivir y, en última instancia, quedarse con el botín más preciado: las ganancias.

El que empieza a tradear sin preparación, conocimiento o sistema es similar a un corderito frente a una manada de lobos. Darwin no tiene piedad con el débil.

Si realmente lo deseas y pones los medios necesarios puedes llegar a estar dentro del 5% que sobrevive, pero te anticipo que no será fácil.

El primer paso es asumir la dificultad de superar el muro al que te enfrentas, y el segundo es trabajar en todos los ámbitos que el Trading profesional requiere.

No te creas que el Trading es para superdotados o gente con unas cualidades excepcionales. Yo no me considero más inteligente que tú. De hecho, nunca fui el mejor de mi clase ni en el colegio ni en el instituto ni en la universidad. Pero cuando descubrí lo que de verdad deseaba centré todos mis esfuerzos en conseguirlo rodeándome de los mejores.

Te pongo un ejemplo. Messi ha nacido con un don: ser el mejor futbolista del mundo. Sin embargo, si no hubiera entrenado y potenciado su máxima habilidad los últimos 25 años casi todos los días de su vida, siempre dirigido por buenos profesionales, nunca hubiera llegado a ganar 5 balones de oro.

Hacen falta unos mínimos para hacer Trading. Si siempre has sido un negado para las matemáticas y tu punto fuerte son las bellas artes este no es tu lugar, te recomiendo que des media vuelta cuanto antes y pongas a salvo tu capital.

Pero si no te incomoda hacer cálculos estadísticos ni embarcarte en nuevos proyectos, y además estás dispuesto a ser humilde y poner esfuerzo, estudio y sacrificio de tu parte bienvenido, este es tu lugar ;).

¿Qué es el Plan de Trading? El ejemplo militar

Cada sesión de Trading es una batalla contra el mercado.

Casualmente tuve un compañero de trabajo que venía del ejército español, en la unidad de montaña. Su trabajo no era esperar a la acción, sino anticiparla. Estaban de maniobras prácticamente todo el año en las cumbres entrenando con material pesado en unas condiciones climáticas que ni a ti ni a mi nos gustaría experimentar.

Aunque no sea agradable, su principal labor es prepararse: planifican escenarios con ventajas, inconvenientes y, sobre todo, puntos de escape. Así, cuando es el momento de actuar, saben con exactitud qué tienen que hacer en cada situación, qué riesgo máximo pueden asumir y cómo enfrentar los inconvenientes que surjan en el camino.

Piensa en uno de los grandes momentos de la era moderna: la batalla de Normandía.

¿Cómo crees que llegaron a desembarcar en la costa Francesa más de 1.200 aviones, 5.000 barcos y 170.000 soldados en solamente un día?

Las fuerzas aliadas no aparecieron de repente, desordenadas e improvisando, sino que habían estudiado el terreno, preparado la logística y espiado al enemigo durante meses. La segunda guerra mundial terminó con la mayor operación militar de la historia, y no fue casualidad.

batalla de Normandía

 

El Plan de Trading es el conjunto de reglas preestablecidas que marcan el rumbo de tu operativa.

Es tu hoja de ruta, la guía que debe iluminar tu camino cuando te sientas perdido, siempre y cuando hayas hecho un estudio previo sobre el funcionamiento del mercado y un sistema que pueda batirle.

Establecer unas normas de comportamiento antes de operar es fundamental porque el Trader está más expuesto que nadie al ciclo emocional: pasas de la euforia al pánico en cuestión de minutos por culpa de una mala trade, y actitudes nocivas como la avaricia y el miedo te harán tomar malas decisiones. Nadie piensa igual con el dinero oscilando sobre la mesa que mirando desde fuera.

En cualquier juego de apuestas la irracionalidad está presente: tu cerebro genera hormonas como la dopamina y la adrenalina que son adictivas: da igual el resultado, sólo quieres seguir jugando. Eso hace que acabes tomando decisiones erróneas, y, aunque ya solo sea por desgaste psicológico, estarás abocado a perder dinero.

Por eso el Plan de Trading es tan importante si quieres ser un ganador y no un gambler: el objetivo principal es hacer un Trading racional y deshacerte de la parte emocional que te ciega en tantas ocasiones.

Cómo hacer un Plan de Trading paso a paso: los 7 puntos obligatorios

Antes de empezar, es fundamental que redactes tu Plan de Trading cuando no estés operando para evitar distracciones. El mejor momento para hacerlo es el fin de semana, con el mercado cerrado. Por unas horas que sea tu única preocupación.

El primer paso para elaborarlo es tener claro en qué liga estás jugando. ¿Tu sistema es tendencial o lateral? ¿Cuánto tiempo disponible tienes? ¿Cuál es tu tamaño de cuenta? Debes responder a esas preguntas con honestidad y en base a tus propias circunstancias y características elaborar un documento realista y con objetivos factibles.

Los aspectos obligatorios que deben aparecer en un Plan de Trading son los siguientes:

  1. Condiciones de entrada a mercado o setups. Describe qué debe hacer el precio para que tú hagas una operación. Por ejemplo: un sistema tendencial que sólo compra en retrocesos cuando el precio testea la media de 200 sesiones en fase ascendente. Si no llega a tocarla, no entras.
  2. Objetivos monetarios. Diario, semanal y mensual. Aparca la operativa cuando alcances el objetivo. No dejes que la avaricia rompa el saco, perdiendo todo lo que habías ganado.
  3. Instrumentos tradeables. Divisas, commodities, índices o acciones. Elige los que más te convengan según tus prioridades. Mi criterio principal para la elección de activos es la liquidez, como ya escribí en este interesante post.
  4. Número máximo de Operaciones Diarias y Semanales. Si te lo tomas como un juego y operas 30 veces al día, las emociones te jugarán una mala pasada y la ansiedad se apoderará de ti.No hagas más de 4 trades al día
  5. Stop de cada posición y Stop Diario y Semanal. Esto es súper importante para sobrevivir en el largo plazo. Que tu pérdida máxima en una trade no supere el 3% de tu capital.
  6. Volumen por operación. Debes igualar el riesgo en cada trade, equiparando el lotaje en los distintos productos. No es lo mismo entrar con 1 lote en DowJones cotizando en 28.000 puntos, que en el Dax30 en 13.000. En mi Curso de Trading Profesional aprenderás a calcular el número de lotes que debes utilizar dependiendo del activo utilizado.
  7. Horario de Trading. Convierte la operativa en un trabajo. Márcate un horario realista que puedas cumplir. Evita la sobreexposición al mercado, tratarán de confundirte constantemente para que pierdas dinero. Cuanto menos tiempo estés delante de las pantallas, mejor.

Características del Plan de Trading: adáptalo a ti

Si trabajas para una empresa profesional de Trading, como es mi caso desde 2014, el departamento de Riesgos te impondrá las reglas a seguir.

La supervivencia de la empresa es fundamental y aquí el Trader no puede ser egoísta: tanto tu puesto de trabajo como el de los compañeros está en juego si eres indisciplinado y te saltas las normas. A veces te toca stopear en momentos pésimos, pero siempre será mejor opción que hacer quebrar a la compañía.

Si eres Trader Freelance tú estableces las normas. Estás solo frente a la manada de lobos, así que ya puedes protegerte y ser lo más conservador posible, sobre todo en los inicios. El principal problema de ir por tu cuenta es la exposición extrema al mercado: a cualquiera le puede llegar el día de locura, llevar un volumen inadecuado, no hacer caso a los Stops y quebrar. Fin a tu carrera como Trader.

Siempre es recomendable que alguien «externo» supervise tu operativa, para evitar llegar a ese punto fatídico.

Otras características de la hoja de ruta:

  • Debe ser claro. Evita las reglas interpretables. Si en tu plan dice que a las 6 de la tarde se termina la operativa, cierra el bróker y dedícate a otras tareas.
  • Cuantificable. Números, números y más números. ¿Qué pretendes conseguir? ¿Cuál es tu objetivo? ¿Dónde stopeas? Que la objetividad prevalezca
  • Tú eres el centro. Que no te importe lo que haga el Trader famoso de Twitter del momento o lo que un amigo te ha contado. Si tienes un trabajo de 8 de la mañana a 5 de la tarde que requiere de toda tu atención, es absurdo que tradees en esos momentos del día. No podrás hacer Trading intradía, pero sí en otros timeframes como Swing Trading (gráfico de 4 horas o Diario).
  • Con sentido común. La necesidad originaria del Plan de Trading es racionalizar una serie de comportamientos que tienden a ser emocionales y auto destructivos para el propio trader. Que tu Stop sea un 50% de tu cuenta no es algo racional, tu futuro en el mercado tendrá los días contados.

Los 3 errores más comunes en el Plan de Trading: no los cometas si quieres seguir vivo en la bolsa.

  • No es realista. Me he encontrado con planes de Trading con objetivos imposibles de cumplir: pretendían duplicar la cuenta en 6 meses y triplicarla en menos de un año. Ya no solo eso, sino que algunos quieren sacar un sueldo de 1.500€ partiendo de cuentas de 2.000€. Esto es absurdo desde cualquier punto de vista financiero, y además creará frustración por no alcanzar la meta prevista.
  • Sólo contempla escenarios positivos. Otro de los fallos es creer que vas a ganar dinero el 100% de los días. Si tu objetivo monetario son 100€ al día, no puedes pretender cumplirlo los 20 días del mes y sacar un sueldo de 2.000€ a final de mes. Hay que ser más conservador y proponerte, como mucho, un 70% de éxito en tus trades.
  • Cambiarlo por una mala racha. Tarde o temprano las pérdidas aparecerán en tu operativa, cualquier trader de éxito  tienes que aprender a convivir con ellas. Hasta los más grandes inversores de la historia han tenido Drawdowns de escándalo, pero son fieles a su plan inicial y no se salen de él. Si tu sistema tiene esperanza matemática positiva no debes modificarlo, con disciplina y consistencia los resultados terminan llegando.

¿Plan de Trading en pdf o Excel?

En el Plan de Trading es obligatorio que aparezcan los aspectos de la gestión del riesgo que ya he comentado: objetivos monetarios, stops y volumen.

El mejor programa para calcular todos estos datos es Microsoft Excel. Los resultados de las operaciones son instantáneos así que no deberías perder mucho tiempo en registrarlas.

Es fácil de utilizar (si alguna fórmula se te escapa hay mucha ayuda online), visualmente apetecible y personalizado a los gustos de cada uno. Además, también lo puedes usar como procesador de texto, cumpliendo esa doble función que tanto valoro: es un excelente programa para análisis matemático en el que también puedes escribir textos.

Plan de Trading ejemplo en Excel

Cuando tengas lista tu Plan de Trading en Excel puedes «pasarlo a limpio» y convertirlo en un documento pdf. Te recomiendo imprimirlo para tenerlo bien cerca y poder ojearlo de vez en cuando.

El problema de tenerlo en un pdf es que no es flexible: tardarás más tiempo en reflejar los cambios cuando sean necesarios. Eso sí, como ya te he dicho antes, no modifiques puntos importantes en horario de Trading, siempre será mejor hacerlo con el mercado cerrado.

Conclusiones

El Plan de Trading es tan fundamental como desconocido. El mercado no entiende de azar, y para salir victorioso de él necesitas una preparación minuciosa previa y una planificación muy específica. Sin estas directrices básicas estás abocado al fracaso, como un buen ejército mal dirigido por su general.

  • Detalla los tres aspectos que sustentan un Sistema de Trading: estrategia, gestión monetaria y gestión emocional.
  • Adáptalo a tu personalidad, circunstancias y características como Trader. Que no te afecte lo que hagan los demás, solo tú eres el protagonista.
  • Sé constante y no lo ignores. El Plan de Trading está escrito por tu «yo racional». Cuando detectes que las emociones te dominan, es momento de parar hasta el día siguiente. No puede pasar nada bueno si vas guiado por la codicia o el miedo.

Si, con todo lo que ya sabes, te ves incapaz de crear un Plan de Trading no dudes en empezar mi Curso Intensivo de Trading Profesional. Te daré consejos más específicos, te enseñaré mi propio Plan de Trading y, sobre todo, encontraremos juntos lo que más te conviene.

El éxito sólo dependerá de ti, enfocando el trabajo en la dirección correcta no decaigas en el esfuerzo, los premios están a la vuelta de la esquina 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *