Cerrando trato

Vamos a tratar uno de los temas que más dudas generan en las relaciones financieras y que seguramente más veces he tratado en mi ámbito particular. Por desgracia nuestro sistema educativo se empeña en transmitir métodos obsoletos y omite fundamentos básicos de nuestra sociedad así que de vez en cuando toca hacer un poco de pedagogía, aportando el granito de arena que buenamente puedo. Empiezo contándotelo desde mi propia experiencia.

Cuando cuento a lo que me dedico, trader de corto plazo, la siguiente pregunta que más veces se repite es la siguiente:

¿Entonces te puedo dejar unos ahorrillos que tengo guardados para que me lo muevas?

Mi respuesta siempre va en la misma dirección. Me encantaría pero ahora mismo no puedo. No dispongo de las herramientas legales para hacerlo.

¿Soy acaso un masoka que se cierra las puertas de más ingresos? Ni mucho menos. Más bien prefiero evitar líos innecesarios. Conozco bien el entorno que me rodea y sé qué se puede y qué no se puede hacer según la regulación.

En España es ilegal gestionar dinero de terceras personas. Da igual que sea tu hermano, el de tu primo o un amigo del alma.

Si haces esta práctica estás cruzando la línea de la legalidad. En caso de conflicto puedes meterte en un problema serio. Estarías comprando todas las papeletas para salir perjudicado.

La ley está por encima de los acuerdos privados entre particulares y en este caso es clara. Esto se puede aplicar en cualquier otro ámbito, no solo el campo financiero.

Imagínate que yo quedo contigo en dejarte mi piso para que vivas en él ¿Puedo hacerlo? La respuesta es no, debemos firmar un contrato de alquiler y notificárselo a Hacienda, porque sino ante la ley ese piso está vacío y me estarían penalizando con un impuesto adicional.

Si yo soy un proveedor extranjero de carne argentina y tú un importador – tienes un asador – da igual que hayamos acordado un suministro periódico. El producto debe pasar por aduanas, llevar el ritmo de la administración y llevarse su correspondiente mordida.

Último ejemplo. Si tienes una empresa y yo quiero saber cómo trabajas estando en la compañía sin cobrar ni un duro porque me interesa aprender el oficio, no puedo hacerlo. Me tendrías que hacer un contrato de formación o de prácticas, con su correspondiente retribución. A no ser que esté matriculado en alguna universidad, que entonces podría ser becario sin nómina. Eso sí, me están obligando a matricularme en estudios superiores y hacer un desembolso que quizás no me puedo permitir. ¿Te das cuenta de lo absurdas que son las leyes en muchos casos?

Pues bien, así funciona el Estado de bienestar actual, donde el pensamiento mayoritario tiene el poder y predomina sobre los acuerdos individuales, aplastando las minorías. No voy a seguir este camino porque si digo lo que pienso me cierran el blog, así que volvemos a lo que nos atañe en este artículo.

Lo voy a repetir una vez más: gestionar capital de otras personas no está permitido en España. No importa que seas un gran gestor de riesgo con reglas estrictas para no perder, que los dos hayáis pactado unas condiciones favorables para ambos y que tengáis toda la confianza del mundo. Estáis yendo en contra de la normativa.

Como no queremos quebrantar la ley vamos a buscar alternativas para rodearla y aprovecharnos de posibles vacíos legales. Lo que vamos a ver a partir de ahora son 3 maneras de gestionar capital ajeno con todo en regla, sin el temor a que una inspección te deje tiritando. Empezamos.

1. Firmar un préstamo personal

La primera forma es disponiendo del capital vía crédito. En lugar de obtener financiación del banco para tu proyecto la consigues de un particular. Acuerdos que están a la orden del día, no es nada nuevo.

Es un trámite bastante sencillo. Si buscas en Internet hay varias plantillas modelo con las que se pueden formalizar la operación. Es importante que en el acuerdo de préstamo aparezcan los siguientes 5 elementos:

  • Intervenientes del préstamo. Deben quedar bien identificados el prestamista y el prestatario para el reclamo de derechos y obligaciones futuros.
  • Capital prestado. ¿Cuál es la cuantía del principal objeto del préstamo?
  • Plazo de devolución. Debe especificarse el momento en que todo el capital y sus intereses son entregados, expirando los derechos del prestamista y las obligaciones del prestatario.
  • Tipo de interés. Es obligatorio que lleve un interés asociado, puesto que en caso de ser interés cero podría interpretarse como una donación, con otras connotaciones.
  • Forma de devolución. Puede ser reintegrado en distintas cuotas (letras), o entregando el principal y los intereses en un solo pago al vencimiento. Lo más común es pagar el préstamo a plazos.

Para garanttizar el éxito de la transacción debe sellarse ante notario, registrando todos los detalles. Lo primero que tienes que pensar es evitar problemas, así que cúrate en salud. No sería la primera disputa entre amigos o familiares por dinero. No cuesta nada revisar los papeles, leerlos varias veces o incluso hacer una consulta a un abogado para asegurarte que no hay ni una coma fuera de su lugar y quedarte tranquilo.

Hablemos ahora de los problemas que puede traer un préstamo personal a quien cede su dinero a un tercero, y que están asociados a la buena fe del prestatario. Suponemos que el objetivo del dinero prestado es invertirlo o gestionarlo en los mercados, no debería haber otra finalidad. Ahora bien, esto es incontrolable.

Si a quien le cedes el capital decide hacer con él otra cosa, como comprarse un coche, puede hacerlo perfectamente. No habrá nada que se lo impida. El prestamista pierde el poder sobre el uso del dinero una vez lo ha transferido de su cuenta bancaria. Sólo existe la obligación de cumplir las condiciones firmadas: la devolución del capital y los intereses en el plazo máximo establecido.

Las Donaciones y por qué es una peor alternativa

Existe otra opción similar a la del préstamo que sería la donación. La operativa sería la siguiente: el ahorrador envía una primera donación al gestor y cuando éste haya finalizado su trabajo o el dueño de los fondos los necesite, efectúa una segunda donación de vuelta.

Hay dos problemas con las donaciones. El primero es que están sujetas a impuestos, y no son nada «amigables». En la mayoría de comunidades debes pasar por caja si quieres ceder tu capital a otra persona. Para una donación tipo de 50.000€ el porcentaje se sitúa alrededor del 10%: 5.000€. Existen bonificaciones entre familiares de primer grado, pero tienes que informarte bien porque no aplica en todos los casos. En definitiva, un negocio redondo para la administración y un impedimento para las relaciones libres.

El segundo inconveniente tiene que ver de nuevo con la buena fe. Recuerda que estamos suponiendo una doble donación: la primera cediendo los fondos y la segunda recuperándolos. ¿Cómo te garantizas que vas a tener tu dinero de vuelta? Te lo digo yo: es imposible asegurarlo. No puedes obligar a nadie a que te ceda su capital y, como dijimos antes, la ley prevalece por encima de un contrato privado. Por mucho que lo hayáis acordado y lo tengáis firmado, un contrato obligándote a realizar una donación no es válido ante ningún juzgado. Tiene que ser una persona de muchísima confianza en la que creas a ciegas y por quien pondrías la mano en el fuego. Y ni con esas.

Desde mi punto de vista, el préstamo es bastante mejor elección que una donación. Al parecer no soy el único que lo piensa, ya que altas instancias de la sociedad también lo han utilizado últimamente. No sé si te has enterado, pero hace poco el Rey emérito Juan Carlos pagó una regularización fiscal de unos 4 millones de euros. Obtuvo el dinero a base de préstamos respaldados por miembros de su círculo más cercano, como Álvaro de Orleans, precisamente para evitar pasar por caja si hubiera sido una donación.

2. Darwinex: win-win sin conflicto de intereses

La segunda forma de gestionar fondos de terceras personas de forma 100% legal es a través de la mejor compañía que conozco para este efecto y que precisamente surge con esta misión: hacer de intermediarios entre traders con talento e inversores.

Lo que llevan haciendo los hermanos Juan y Javier Colón desde 2012, año en que fundaron Darwinex, tiene un mérito terrible. Han conseguido crear una plataforma que sortea todos los obstáculos regulatorios en materia de gestión de capitales. De una manera rápida e intuitiva puedes asignar tu dinero en la estrategia de otro trader, convirtiéndote en su inversor.

Creo que es la primera vez que recomiendo salir de mi sitio web, pero es que sinceramente no hay nada igual. Al menos no en habla hispana. Puede que en América haya algún portal similar, pero ya estarías obligado a cumplir con la legislación estadounidense, más dura si cabe.

Panel de Darwinex con el capital de varios Darwins y su rentabilidad

Para convertirte en gestor debes seguir los pasos que te marcan, que son bastante fáciles de alcanzar. Necesitas hacer trading en una cuenta real de MetaTrader durante un mes como mínimo. Una vez que lo has cumplido ya eres apto para crear el Darwin, que será el vehículo de inversión.

En la interfaz de Darwinex aparecen los cientos de Darwins filtrados por rentabilidad, número de inversores, prometedores, en racha.. Son cuentas públicas, auditadas por la compañía y actualizadas en tiempo real.

Otro de los puntos fuertes es la inexistencia de conflicto de intereses, en Darwinex no hay comisión por volumen de gestión, como sí ocurre en todos los fondos de inversión o Sicavs. La recompensa del trader llega vía comisiones de éxito: un 20% de las ganancias. Si no eres rentable olvídate de cobrar. Está pensado para atraer talentos y facilitar la labor de buenos gestores que no pueden montar su propio vehículo de inversión, no para dar cabida a estafadores.

De esta manera Darwinex discrimina automáticamente entre el grano y la paja. No vas a tener a un comercial llamándote al teléfono a la hora de la comida para que inviertas en opciones binarias prometiéndote rentabilidades astronómicas.

Se da la paradoja que grandes gestores de fondos han tenido sus mejores bonus en los peores años de rentabilidad, con los accionistas perdiendo un 30, 40 o hasta casi el 50% de sus ahorros. Al calor de las tendencias alcistas es cuando más inversores se animan a invertir, y muchos de ellos lo hacen en el peor momento posible, con la subida cerca de terminar. Mientras que el gestor cobraba comisiones millonarias, el accionista perdía casi la mitad de lo que había invertido. Esto sería impensable en Darwinex.

Las recompensas que ofrece Darwinex

El Darwin cotiza a un precio y al invertir en él entra en marcha el mecanismo de marca de agua, el mismo funcionamiento que cualquier otro activo financiero. Si lo compras a 4 y lo vendes a 5, la rentabilidad es del 25%. Como si hubieras adquirido una acción de Telefónica.

Rentabilidad histórica de un Darwin

El inversor se lleva el el 80% de lo que genere el Darwin en el que ha asignado capital. Si empiezas con 10.000€ y al Darwin le ganas un 30% (6.000€), en tu cuenta entrarán 4.800€, el 80% del beneficio, ya que el 20% restante es la recompensa del trader.

Me parece un sistema justo, ya que el principal en ningún momento sufre variaciones más allá de la fluctuación del Darwin. Puede parecer caro pero en realidad no lo es, piensa que te estás librando de la comisión de gestión anual. Echa cuentas con un fondo cuyo fee es el 1,5% al año.. ¡en 10 años te habrán ventilado el 15%!

Por encontrar un punto negativo, lo único que mejoraría de su web es la paleta de colores. Demasiado color negro, una tonalidad que no transmite energía positiva y que cansa la vista en exceso.

3. Mediante un vehículo de inversión en el extranjero

Los dos anteriores supuestos estaban pensados para aquellos traders sin la capacidad ni los recursos suficientes como para montárselo por su cuenta. Ya vimos en este post las dificultades y las barreras de entrada en la industria de la gestión de activos. Si en España sobrase el empleo todavía se podría entender, pero en un país con un paro crónico de dos dígitos no tiene ningún sentido.

Constituir una sociedad de inversión colectiva lejos de tu territorio es la opción más complicada de los que hemos visto, pero también la que más alegrías en el largo plazo te puede dar. Sólo deberían planteársela quienes van con todo en su proyecto de gestión de activos profesional y les falta un socio capitalista con quien dar el empujón definitivo.

Los motivos que apoyen esta decisión pueden ser varios: impuestos más favorables, facilidades a la creación de un vehículo de inversión o seguridad jurídica. Esta temática da ya no solo para un post en exclusiva, sino para crear un blog y un negocio independiente, como ya hacen nuestros amigos de LibreEstado. Vamos a poner el foco en tres de los países más atractivos por sus ventajas, además de encontrarse geográficamente cercanos y en el entorno seguro y estable que es la Zona Euro.

Luxemburgo. El centro europeo de las Sicavs

Se está ganando a pulso ser uno de los paraísos para la creación de Sicavs y fondos de inversión. Desde hace unos años la estrategia de los principales bancos como Santander o BBVA mira en esa dirección: constituir vehículos financieros en el ducado luxemburgués.

Las ventajas son cuantiosas, empezando por el capital necesario para arrancar. Mientras que el requisito en España asciende a 3 millones de euros en el caso de los fondos y 2,4 millones para las Sicavs, en Luxemburgo bastan 1,25 millones en ambos instrumentos. Es decir, la mitad en las Sicavs y casi una tercera parte en los fondos.

La seguridad jurídica es otro de los factores que más ponderan. En un país como el nuestro en el que las Sicavs están puestas constantemente en el punto de mira del debate político- en cualquier momento acabarán con el diferimiento de impuestos y llegará el hachazo fiscal – es lógico buscar alternativas donde la inversión sea una tradición respetable y no esté demonizada por gran parte de la población.

Estonia. Se abre paso en silencio

Es la gran sorpresa de los países europeos emergentes, y el que sin hacer ruido más camino está avanzando hacia la riqueza. Su política centrada en dar facilidades a la iniciativa empresarial en un entorno de bajos impuestos le han situado en el centro de la diana de la inversión extranjera, amén de impulsar el salario de sus habitantes como nunca antes se había visto.

En términos comparativos de los últimos 12 años España no ha sido capaz de superar los $23.000 de renta per cápita, mientras que Estonia ha duplicado su poder adquisitivo, pasando de $10.600 a $20.400.


Comparación renta per Cápita Estonia y España 1.980 – 2.020

La república ha sido pionera implantando la e-residence: un sistema que permite crear una empresa prácticamente gratis con cero impuestos y gestionarla desde cualquier lugar del mundo sin tener que dar explicaciones a nadie. Esto es sinónimo de querer progresar, tan diferente del infierno fiscal español.

Este entorno favorable aplica también a las sociedades de inversión. Estonia cuenta con capacidad plena para montar una compañía de gestión de activos financieros.  El último dato a favor tiene que ver con el IRPF: quien decida vivir allí pagará un impuesto de la renta único – sin tramos – del 20%. Alejadísimo del 50% máximo confiscatorio que ya conocemos.

Andorra. El destino idóneo para buenos sueldos

A un paseo en coche desde Barcelona y poco más de 6 horas desde Madrid encontramos este micro-estado en un enclave paradisíaco de la cordillera pirenaica.

Puesto de moda por ser el lugar favorito de los youtubers para establecerse, destaca por la facilidad para hacer negocios y montar empresas. El IRPF máximo del 10% es una llamada al talento de freelancers y nómadas digitales, consiguiendo lo que se proponían: éxodo masivo de rentas altas que prefieren vivir pagando pocos impuestos.

Al igual que en Luxemburgo, el principado andorrano requiere un capital mínimo de 1.250.000€ para las Sicavs. Un chollo si lo comparamos con el de su país vecino.

Conclusiones y clasificación de las tres opciones por riesgo

Antes de repasar todo lo visto quiero hacer una aclaración sobre la fiscalidad en el extranjero. Para disfrutar de las ventajas fiscales que te he presentado debes vivir obligatoriamente en el destino al menos 180 días al año, la mitad de un ejercicio natural. Si eres de los que quieren todo, pagar menos y seguir viviendo en casa, te puedes meter en un buen lío con la Agencia Tributaria. Mi recomendación es hacer las cosas bien cumpliendo con  las leyes y estar perfectamente informado sobre las consecuencias de determinados comportamientos.

Ahora bien, puedes montar una sociedad de inversión en uno de esos países simplemente porque es más sencillo o te da más seguridad y manejarla desde tu residencia habitual, donde pagarás los impuestos correspondientes: IRPF y dividendos por los beneficios societarios. Es lo que cada vez más gente hace, sobre todo quienes no quieren pasar por una mudanza de este calibre ni cambiar de vida radicalmente. Aclarado este punto seguimos.

De las 3 opciones que te he dado cada una está destinada a un perfil de trader en concreto. El primero, el del préstamo personal, es el más arriesgado de todos y nunca lo haría con alguien que no fuera de mi íntegra confianza, esa persona por quien pondría la mano en el fuego.

Darwinex es la opción más factible para traders amateurs. Debes dominar la plataforma, entender los parámetros que te harán subir escalones en el ránking – en este post explico cómo triunfar en Darwinex para llegar a gestionar millones de euros – y no tener ninguna prisa en ganarte la reputación. Con un buen histórico los inversores llegarán y con ellos las comisiones por beneficios llenarán tu bolsillo.

Los vehículos de inversión en el extranjero están pensados para un perfil más profesional, que puede contar con un socio capitalista para proporcionarle ese empujón definitivo y dar el salto a la industria. Si no las tienes todas contigo, no estás bien asesorado o vas a la aventura, no es tu lugar.

Plantéate en qué grupo estás ubicado y entonces sabrás por dónde tirar. Una vez lo encuentres mi recomendación es que des el 100% para triunfar haciendo tu propio camino e imitando recetas de éxito que han utilizado otros antes que tú.

Una de ellas es el sistema de Trading que vas a seguir. Te garantizo que, te ubiques donde te ubiques, para ganar dinero gestionando capitales ajenos necesitarás una estrategia ganadora con esperanza matemática positiva, llevar una gestión monetaria que garantice tu operativa sostenible en el tiempo. Todo esto lo encuentras en mi Curso Avanzado de Trading, donde trabajamos desde el día uno como lo hacen los profesionales, entendiendo el mercado como el lugar del que extraer una renta, en lugar de terminar desplumados como la mayoría.

Espero que el post de hoy te haya servido para poner algo de claridad en la maraña legal que es la gestión de capitales. Si estás pensando en arrancar con alguna de las opciones marcadas o si ya has empezado por favor házmelo saber en los comentarios, ayudarás a la Comunidad de Traders ;).

¡Un fuerte abrazo y que tengas muy buen trading!

Enrique Mazón

Cara Enrique Mazón

¿Te ha gustado el artículo?

Empieza ya el Curso Gratuito de Análisis Técnico y Chartismo

Comentarios:

Un comentario en “Las 3 maneras de GESTIONAR CAPITAL LEGALMENTE en España


6 de junio de 2021

Super interesante el aporte!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *