Comenzamos un serial de tres posts cuyo protagonista es el instrumento financiero más negociado del mundo. Se realizan millones de transacciones con este activo a diario, 24 hortas en los 7 continentes. Los principales centros financieros como Londres, Nueva York o Singapur cuentan con mastodónticos hubs de intercambio, donde los mejores cerebros del planeta se baten el cobre a diario tratando de ganar cientos de miles de dólares.

Si llevas ya un tiempo metido en la bolsa habrás oído hablar de ellos. Es probable que ya los hayas utilizado o estés a punto de hacerlo. Antes de lanzarte a la piscina y poner tu dinero en juego en un campo que desconoces date unos minutos y lee este post con atención, evitarás más de un disgusto por querer correr antes que andar.

Comenzamos esta trilogía dedicada a los futuros:

¿Qué es un futuro?

En primer lugar, un futuro realmente no es nada. Sólo es una abreviatura de otro término más amplio. El concepto al que nos referimos es un «Contrato de Futuros».

Entonces, ¿qué es esto de un Contrato de Futuros? La definición más exacta sería la siguiente:

«Un Contrato de Futuros es un acuerdo entre dos partes donde ambas se comprometen a comprar y vender una cantidad específica de un activo particular a un precio determinado en una fecha futura»

De esta definición podemos extraer las primera conclusiones:

  • Es un acuerdo libre: ninguna de las dos partes está obligado a participar en él si no quiere.
  • El contrato genera un derecho al comprador y una obligación al vendedor. Ambos se comprometen a cumplirlas.
  • A la finalización del contrato ambas partes deben liquidar sus posiciones, finalizando su relación contractual.

Con esta aproximación a los futuros ya te haces una idea . Pero todavía quedan dudas por resolver. ¿A qué activos se refieren? ¿Qué precio se establece? ¿Cuándo termina el contrato? Vamos a responderlas.

Activos Subyacentes de los Contratos de Futuros

El abanico de posibilidades que ofrecen los contratos de futuros es más amplio de lo que imaginas, casi infinito. No sólo se ciñe a los productos financieros, sino que también se incluyen los bienes y servicios.

Más en concreto, cualquier pago que hagas por adelantado esperando recibir una contraprestación futura será equivalente a un contrato de futuros.

Con un ejemplo de la vida real lo vemos más claro. Imagínate que vas al concesionario de Mercedes y te enamoras de un Clase C, tanto que lo compras por 40.000€. Pasas por caja con el comercial, que está encantado de la vida después de cerrar una buena venta, y le haces la transferencia.

El problema es que como eres un poco caprichoso le has pedido varios extras: el techo solar, los asientos calefactables y el volante de madera. En el concesionario te aseguran que el coche llegará en 3 meses desde Alemania, el tiempo que tardan en prepararlo a tu gusto. Tan pronto como lo reciban lo tendrás disponible para rodar por las carreteras.

En definitiva, acabas de firmar un contrato de futuros. Has hecho una compra desembolsando dinero a cambio de un bien (el Mercedes) dentro de 90 días. Lo mismo sucede cuando encargas un frigorífico que te llega una semana o, mismamente, cuando pagas por adelantado el pedido en el McDonalds que saldrá en unos minutos. A mayor o menor escala, pero esas transacciones son contratos de futuros. En todas se crea un derecho, el del comprador a recibir su producto, y una obligación, el del vendedor a entregarlo.

Los futuros en la especulación: derivados de un subyacente

Cuando te plantas delante de las pantallas a hacer trading de corto plazo (Scalping, Intradía o Swing) además de la plataforma y el capital, necesitas uno o varios productos en los que operar. Es muy común hacerlo en Acciones, sobre todo si eres inversor de largo plazo, o con CFDs por las facilidades que presentan. La otra opción es trabajar con el protagonista de hoy: el contrato de futuros.

Es importante recalcar cuál es la naturaleza de los futuros: son productos derivados sin identidad propia. Por sí mismos no cotizan ni tienen precio, se encargan de replicar el valor de un activo subyacente, al que llamamos Spot.

¿Y cuáles son los activos subyacentes donde encontramos futuros? Te los pongo a continuación:

  • Futuros sobre Divisas. Ej EUR/USD o GBP/CAD
  • Futuros sobre Materias Primas. Ej #Oro y #Brent.
  • Futors sobre Índices Bursátiles. Ej #DAX30 (Bolsa Alemana) o #IBEX35 (Bolsa Española)
  • Futuros sobre Renta fija. Ej T-NOTE (Bono 10 años USA)
  • Futuros sobre Acciones. Ej Banco Santander

La liquidez de los contratos de futuros es altísima al haber miles de operadores en el mercado. Esto facilita las transacciones y el intercambio de los contratos: comprar un contrato de futuros no genera una obligación de la que no puedes escapar, ya que tienes la opción de venderlo cuando tú quieras: en horas, minutos o incluso segundos. Una vez lo has traspasado los derechos y las obligaciones también se transfieren a sus nuevos adquirentes.

Ahora veremos qué implicaciones tiene un contrato de futuros, ya que en algunos casos podría suceder que un señor llame a la puerta de tu casa queriendo entregarte cientos de barriles de petróleo si has tomado una posición que no esperabas 😉

Precio y Vencimiento en los contratos de Futuros

Volviendo a la compra del Mercedes, no hace falta darle muchas vueltas para llegar a estas dos características propias de los futuros. El precio es la cantidad monetaria desembolsada en la transacción entre el número de unidades. Aquí estamos hablando de los 40.000€ del vehículo.

Precio = Dinero Pagado / Unidades

El vencimiento es el plazo límite acordado por ambas partes para la entrega del producto y posterior finalización del contrato. Una vez que el activo físico llega al poder del destinatario el vendedor libera su obligación y se extinguen los derechos del comprador. El vencimiento del ejemplo anterior eran 3 meses, los que tardaba el concesionario en entregar el vehículo.

Trasladando estos dos conceptos a los futuros financieros, el precio es el valor al que cotiza un contrato en un instante. Los precios de los futuros cambian muy rápido, puede que hasta en el mismo segundo haya pasado por distintos valores.

Cada Activo tiene sus propias normas de vencimiento

El vencimiento o «expiry» es la fecha límite del contrato de futuros, hasta que deja de tener validez en el mercado. Es el momento en que las dos partes saldan cuentas, cumpliendo sus compromisos de pago y entrega.

Los vencimientos pueden ser de todo tipo: mensuales como el Brent y el Gasoil, bi-mensuales, trimestrales, cuatrimestrales… Depende del activo, cada uno tiene sus propias reglas y especificaciones. En este post ya hemos hablado de la Matriz de Precios y la Curva Forward, donde los futuros de un activo aparecen ordenados por su mes de expiración.

Por ejemplo, la Soja en un año natural tiene expiry bi-mensual de enero a julio, de julio a septiembre mensual y un último contrato bi-mensual de septiembre a noviembre. Es un poco lioso, en esta imagen lo verás mejor.

.

Expirys en los Futuros de la Soja

La «cuádruple hora bruja»: el vencimiento de futuros más importante y su similitud con la meteorología

Las principales cámaras de compensación, como CME, prefieren no complicarse la vida y fijar una fecha en sus activos para establecer el vencimiento de los futuros. Es el tercer viernes de mes al finalizar cada trimestre: Marzo, Junio, Septiembre y Diciembre.

Es uno de los puntos calientes del año, ya que expiran los principales índices bursátiles, divisas y bonos, dando paso a los nuevos contratos.

Una leyenda del mundo bursátil dice que si el día de la cuádruple hora bruja el activo presenta fuerte tendencia alcista o bajista, lo más probable es que en ese trimestre la dirección del precio sea la que marcó en dicha sesión.

Es algo que siempre me ha recordado a la interpretación meteorológica de las témporas: cuando se predice el tiempo del trimestre en función de cómo haga en los cuatro días antes de comenzar una nueva estación. Por ejemplo, si en las témporas de otoño hace sol y está despejado el primer día, pero llueve el tercero y el cuarto, tocará sol y calor durante el primer mes (de septiembre a octubre), pero lloverá y habrá humedad hasta que llegue el invierno.

Te reconozco que nunca he tomado como referencia este «truco» de querer adivinar el movimiento de todo un trimestre basándome en unas horas de cotización. Prefiero seguir creyendo en la estadística y en mi sistema de trading, que por lo menos me permite mantenerme vivo en el mercado y darme algunas alegrías de vez en cuando.

Fechas de la cuádruple hora bruja en 2022

Futuros con entrega física y cómo evitarla con la técnica del Rollover

Después de haber entendido qué implica meterse en un contrato de futuros, cuándo se produce el Expiry y lo que sucede en el vencimiento, es importante plantearnos lo mismo pero con futuros financieros respaldados por algún subyacente. Ya sabemos que cuando firmamos la compra del Mercedes a 3 meses teníamos derecho a que nos lo entregaran. ¿Qué derecho tenemos sobre un contrato de futuros?

Para responder a esta pregunta primero debemos saber cómo se construye el precio y después ya veremos lo que sucede en el expiry.

Los contratos de futuros cotizan un multiplicador del activo subyacente. Por ejemplo el tamaño del futuro del Brent es equivalente a 1.000 barriles de crudo. Ni uno más ni uno menos, al tratarse de múltiplos indivisibles.

Por lo tanto, cuando tú compras un futuro del Brent realmente estás comprando un derecho de adquisición en vencimiento de 1.000 barriles. Lo mismo sucede en todos los futuros de materias primas, ya sean energéticas, metales o agrícolas.

Para el caso de los índices bursátilesestarías guardándote la opción de compra sobre el número de acciones ponderado que lo componen. Por ejemplo, un futuro del ibex35 te proporcionaría títulos del Santander, BBVA, Iberdrola, Inditex..

¿Y qué ocurre si tienes una posición vendedora en futuros? Tu obligación es entregar el activo subyacente al comprador del contrato. Parece un poco lío, ¿verdad? Efectivamente lo es.

Para dar un poco de claridad al asunto vamos ya con lo que sucedería y lo que realmente sucede en los vencimientos de los futuros:

  • Lo que ocurriría si llevases a vencimiento un contrato de futuros.

Siguiendo con el ejemplo del petróleo, en lo que sería una situación bastante surrealista, sobre el papel te deberían entregar 1.000 barriles de petróleo por haber aguantado un futuro comprado de Brent hasta el vencimiento. Deberías hacer el desembolso del total de la posición en el Expiry y a cambio recibir el producto.

Esto sería un absoluto caos, porque para empezar tú no puedes meter barriles de petróleo en tu casa ni en tu garaje, sólo pueden ir a almacenes especializados o depósitos fiscales. Además de todos los trámites aduaneros que necesitas cumplir antes de comprar materias primas extranjeras.

En el lado opuesto de un contrato de venta, estarías obligado a entregar 1.000 barriles de crudo en el vencimiento. ¿Dónde los entregas? Es evidente que no te vas a plantar en la sede de CME en Washington con un paquete a repartir como si fueras un repartidor de Amazon.

La función originaria de estos contratos de futuros es satisfacer una demanda de entregas físicas en ciertos productos subyacentes que realmente existen. En el siguiente post lo veremos más a fondo.

Como nosotros estamos metidos en los futuros para especular o cubrir carteras y no para realizar entregas o recibir barriles de Gasoil, quintales de Arroz ni onzas de Plata, pasamos a ver lo que ocurre cuando te aproximas al vencimiento de un contrato de futuros y tienes posición abierta en el mercado.

  • Lo que realmente sucede cuando intentas llevar a vencimiento un contrato de futuros.

Sería una absoluto kaos que los contratos de futuros de traders o especuladores particulares llegasen a vencimiento, ya que el berenjenal de entregas y recepciones de estos productos haría que fuera un mercado inviable en todos los sentidos.

Para evitar estos embrollos contractuales, los propios brókers establecen una fecha límite de negociación en los contratos de futuros que están a punto de expirar. Se conoce como el «Last-Trading-Day«. Es el último día en el que puedes mantener en tu poder los futuros antes de su vencimiento.

¿Qué ocurre si no te encargas de cerrar a mano tú mismo la posición en el L-T-D?. Muy sencillo: el bróker cerrará al precio de Setlle de esa misma sesión, liquidándote las pérdidas y ganancias correspondientes respecto a tu punto de entrada.

No lo hacen así de primeras de manera violenta. Suelen mandar varios avisos cuando la fecha se está aproximando, para que lo tengas en cuenta y no te pille de sorpresa.

Aviso de Vencimiento en Interactive Brokers

Ahora bien, hay traders o entidades que necesitan mantener sus posiciones abiertas más allá del expiry. Imagínate que tienes una cobertura de Gasoil sobre un stock almacenado que se venderá en dos semanas, o que tu sistema de especulación de largo plazo te dice dice que todavía le pueden quedar bastantes días para llegar al Profit. ¿Cómo lo solucionas? Con el siguiente procedimiento que te presento a continuación:

El Rollover de los futuros y cómo desplazar tus posiciones en el tiempo

El Rollover permite mantener una posición de futuros más allá de su vencimiento, saltando desde el que está a punto de expirar hacia el siguiente más lejano. Hay tres maneras de ejecutarlo:

  1. Esperar a que el bróker te cierre la posición por la cercanía del vencimiento y abrir una nueva en el siguiente outright. Es la que opción que menos me gusta. Te obliga a poner mil ojos pendientes del momento en que corten las operaciones. Si te pilla durmiendo pasarán varias horas hasta que reacciones. Es el peor Rollover posible. El disgusto puede ser de campeonato.
  2. Cerrar a mano un futuro y abrir el siguiente. En esta ocasión tú te encargas de finalizar la operación antes de comenzar con el nuevo contrato. Hay un problema en este proceder: el deslizamiento. Pueden pasar unos segundos entre que confirmas el cierre y entras a mercado de nuevo, en los que se te pueden escapar unos pips. No somos máquinas, trabajando a mano existe ese riesgo.
  3. Rolar la posición con el Spread. Sin lugar a dudas, es como más me gusta hacer un rollover para que sea fiable y seguro. ¿Recuerdas lo que vimos en el post sobre el trading de Spreads? Aquí le encontramos una nueva aplicación práctica. Al operar directamente el Spread ejecutas la orden en ambas patas simultáneamente. No existe riesgo de precio ni de tiempo. El Spread te cierra la operación que mantenías y te abre una nueva, compensando ambos contratos.

Rollover de un futuro comprado Vencimiento Septiembre con el Spread 3 meses

Conclusiones Finales

Me gustaría que después de este primer post tratando este instrumento tan peculiar del mundillo del trading ya te hayas creado una idea de lo que es un contrato de futuros, qué significa entrar en él y todas sus implicaciones. Resumimos el contenido de hoy en estos tres puntos:

  • Los contratos de futuros no sólo se aplican al ámbito financiero, sino que suceden todos los días en cualquier transacción de pre-pago. Generan obligaciones a los vendedores y derechos a los compradores con una fecha límite de cumplimiento.
  • Los futuros financieros replican estos comportamientos, pero haciéndolo sobre distintos activos subyacentes. Los más utilizados tienen vencimientos trimestrales
  • Muchos de ellos conllevan una entrega física del producto que sería imposible de realizar. Para seguir manteniendo contratos de futuros después de su vencimiento estamos obligados a realizar un Rollover manual o automático con Spreads.

Te felicito: ya sabes de los contratos de futuros bastante más que la mayoría. Entiendo que tenga ganas de salir corriendo a probarlos y hacer trading con ellos. Antes de hacerlo pásate por este segundo post de los futuros donde hablo de los aspectos prácticos para lanzarte a la operativa como la plataforma, el capital mínimo para hacerlo con seguridad y la temporalidad idónea.

Lo que te garantizo es que también necesitarás  un sistema de trading que funcione para batir al mercado y sacar dinero de él. Éste es el objetivo final de cualquier trader, y sin seguir unas reglas claras es imposible alcanzar el éxito. En mi CURSO DE TRADING te enseño la estrategia utilizan los profesionales y con la que verás la luz después de tanta oscuridad. 3 meses de operativa en directo donde sólo tú eres el progatonista. Todo AQUÍ.

Un fuerte abrazo a todos y buen trading de futuros 😉

Enrique Mazón

Cara Enrique Mazón

¿Te ha gustado el artículo?

Empieza ya el Curso Gratuito de Análisis Técnico y Chartismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *