Tengo la fortuna de ser una persona muy activa y, aunque el Trading no sólo es mi pasión, sino que también he conseguido convertirlo en mi oficio; no es ni mucho menos el único ámbito social en el cual estoy involucrado.

Como habrás leído sobre mí, he sido ciclista, he vivido en 3 países y visitado otros 17, he estado involucrado en política, voy a clases regulares de baile, practico Crossfit y, por lo general, trato de mantener una vida activa fuera de las pantallas y que me permita seguir ampliando mi círculo social en la medida de lo posible.

Todas esas experiencias pasadas y presentes me permiten estar en contacto continuo con un montón de personas, de las cuales siempre trato de sacar algún aporte positivo.

Y lo cierto es que, después de cientos de ocasiones en las que me he presentado como Trader, hay un patrón que siempre se repite, el cual me permito disfrutar, al observar en pocos segundos la cara de mi interlocutor cuando le digo a lo que me dedico:

–          ¿Qué eres qué?

Come On Wtf GIF - Find & Share on GIPHY

–          Trader, soy Trader

–          Ah, te refieres a un bróker, ¿eres bróker?

–          No, yo soy Trader

–          ¿Pero no es lo mismo?

–          No, la diferencia entre trader y bróker es..

La Diferencia entre Trader y Bróker

Es normal que haya cierta confusión entre ambos conceptos, ya que ciertos personajes que han aparecido en los medios autodenominándose “brokers” no ayudan en nada al especulador novato.

Estos vendedores de todo (libros, cursos o hasta gorras) prefieren mantener engañados a sus clientes desde el principio, en lugar de tratar de formarte y después empezar a trabajar.

Claro, eso requiere más esfuerzo por su parte.

Pero basta de culpar a los demás, eso es lo fácil.

¿Para qué vas a intentar aprender si el gurú de turno te dice que puedes duplicar tu cuenta en dos meses y que con 800€ iniciales te da para sacarte un sueldo de 1.500€?

Lo que pocos se paran a pensar es que, siguiendo esos cálculos, quien sea capaz de obtener 1.500€ partiendo de 800€ y mantener ese ritmo exponencial de crecimiento se convertiría en cuestión de muy pocos años en la persona más rica del universo.

No hay atajo sin trabajo, ya lo dice el sabio refranero español.

Así pasa lo que pasa en España.

Preferentes, bonos basura, Rumasas, Gowex (“en dos años cotizaremos en el Nasdaq”) hipotecas referenciadas en yenes, fondos de tu banco que no han batido al mercado en los últimos 20 años y demás basura financiera que te cuela tu “asesor de confianza de toda la vida”.

Por no hablar de las opciones binarias o de los “campeones de trading” con cursos a la venta por 100.000€

preferentes

En fin. Y luego me dirás que no te lo merecías. Cierro paréntesis.

Trader

El significado puro de “Trader” es “comerciante”. Es decir: aquél que compra y vende en un mercado, sea regulado o no.

En el ámbito de la inversión, el “Trader” es el agente encargado de colocar y ejecutar las órdenes en el mercado, ya sea para beneficio propio (Trader retail o profesional) o para una corporación.

Aunque hablaré de ello en otro artículo, hay muchos más tipos de Traders de los que te puedes imaginar.

Por mencionarte unos cuantos: Traders de opciones, coberturas para grandes empresas, traders de materias primas, de fondos de inversión, etc etc

En mi época viviendo en Inglaterra conocí un buen amigo que, poco después de terminar los estudios, entró a trabajar en una importante compañía de telecomunicaciones belga.

¿Sabes a lo que se dedicaba? ¡Era trader de minutos de teléfono!

Con el fin del Roaming las cosas han cambiado, pero recordad que hace no tanto era carísimo llamar a otro país.

Pues bien, las grandes compañías telefónicas subastaban los minutos que tenían disponibles para realizar llamadas internacionales por el mismo cable telefónico, ya que había un límite de minutos por cable para asegurar la calidad de las llamadas.

Así los operadores locales buscaban un buen precio de compra, para después establecer el coste por minuto a sus clientes. Me pareció una pasada de trabajo.

Hay muchos Traders, y de muchos tipos. Lo que te recomiendo es que, si tienes la oportunidad de conocer alguno, aproveches la oportunidad y aprendas lo máximo de él. Nunca te cierres a nuevas fuentes de conocimiento, porque te puede ser extremadamente útil cuando menos te lo esperes.

No sólo puedes clasificarlos por el activo que tradean, sino también por el horizonte temporal de su operativa.

Están los Scalpers, cuyas operaciones duran segundos o minutos, los Day Traders, operan durante varios minutos u horas y no dejan ninguna posición abierta Overnight, los Swing Traders, que buscan tramos tendenciales mayores, de varias horas o días de duración y los Traders de Largo Plazo, cuyas operaciones pueden durar varios años.

Tú con tu Metatrader o la plataforma que estés utilizando no eres ni el 0.000001% de lo que se mueve en el mercado. Por mucho que te creas el ombligo del mundo.

Y créeme, asumir que no cuentas nada es el primer paso para convertirte en ganador.

Eso significa que no te importa mostrarte como humilde y que estás dispuesto a identificar el rastro de quienes verdaderamente mueven los precios.

Así es como encuentras las oportunidades de Trading con una probabilidad de acierto superior al 80%.

Así es como descubrirás el lado ganador

Te voy a poner un ejemplo de la vida real que te puede hacer reflexionar. ¿Sabes cuál es la relevancia que tiene tu papeleta de voto cada vez que hay unas elecciones en España?

Tu poder de decisión en el gobierno nacional es del 0.000002%.

¿Realmente crees que con tu papeleta puedes cambiar algo?

Eso eres tú contra el mercado. Un personaje anónimo que intenta cambiar las cosas, y que en el 99% de las ocasiones que se enfrente al sistema establecido terminará perdiendo.

Sale mucho más rentable aceptar las normas aceptadas por la mayoría y tratar de sacar un poco de tajada con las oportunidades que el mercado o la sociedad te presenta.

Que las hay, y muchas. Todos los días hay oportunidades de negocio. Todos los días hay oportunidades de Trading.

El mundo no se termina mañana. Créeme 😉

Bróker

El bróker es el agente intermediario entre el Trader y el mercado.

Es una figura absolutamente necesaria para que el Trader pueda desarrollar su trabajo, ya que se encarga de que las órdenes enviadas lleguen a su destino y terminen ejecutándose.

En definitiva, es quien acerca las posturas entre compradores y vendedores en un mercado, teniendo un papel clave en la liquidez del producto y cobrando una comisión por cada cruce exitoso.

Cuantas más órdenes de compra/venta haya en un mercado y más agentes estén interactuando, la liquidez será mayor, por lo tanto, los costes de transacción finales serán menores.

Es aquí donde te estás acordando de la típica marabunta de hombres trajeados, tan recurridos en las películas americanas, que aparecen pegando gritos en el “Pit” de Wall Street con el teléfono pegado a la oreja.

Ese grupo de señores eran brókers, se encargaban de cruzar órdenes que sus clientes les cantaban por teléfono con otro agente cercano que quisiera cerrar la operación contraria.

Por eso pegaban gritos y se “peleaban” entre ellos, ya que en grandes cantidades cerrar un mejor precio de compra o venta podía significar miles de dólares de diferencia en pocos segundos.

Ese trabajo ya no existe, en pleno Siglo XXI todas las operaciones se realizan electrónicamente, en cuestión de milisegundos la orden de cualquier trader está enviada y ejecutada en el mercado.

Hoy en día los Parqués tienen una función testimonial: el Palacio de la Bolsa de Madrid es más bien un lugar decorativo donde casi todas las cadenas informativas colocan un periodista cuando llega la sección financiera, se realizan galas o eventos como presentaciones de algún producto, muchas escuelas de negocio eligen ese lugar para celebrar la clausura del año académico, etc

Lo mismo ocurre en Wall Street: los medios financieros como Bloomberg o CNBC retransmiten la actualidad económica desde la sede de la bolsa, cada nueva empresa que sale a cotizar hace una presentación, pero poco más.

Si algún día decides pasarte, créeme, no encontrarás gente desesperada y tirándose de los pelos por tratar de cerrar una operación 😉

Diferencias entre Trader y Bróker

La distinta naturaleza de estos dos agentes del mercado que te he explicado ya supone de por sí una clara separación entre las funciones de ambos.

Pero hablemos de dinero. ¿Cómo se gana la vida cada uno?

  • El Trader sólo gana cuando el Precio de Compra de su orden ejecutada es inferior al Precio de Venta cerrado. Si no hace su trabajo bien, perderá dinero.
  • El Bróker gana dinero por cada operación que el trader envía al mercado, fruto de la comisión por intermediario. No perderá dinero con ninguna operación.

Te lo explico en este recuadro con tres simpes operaciones de compra de acciones.

¿Significa esto que hay un conflicto de intereses?

No tiene por qué haberlo, pero te reconozco que hay casos de malas prácticas en los que sí hay

El bróker que te llama para que operes constantemente o que no te deja retirar dinero de la cuenta cuando se lo pides, sino que te anima a seguir operando, en mi opinión no está teniendo una actitud correcta con su cliente.

Si yo fuera bróker trataría de cuidar a mis clientes y de que estuvieran bien formados, porque eso significa que van a sobrevivir al mercado más tiempo, van a tener más probabilidades de ser rentables y de generarme comisiones durante un largo periodo de tiempo.

Además, si les está yendo bien, lo más normal es que aumenten el volumen de negociación, lo que redundará en mayores comisiones cobradas por operación.

¿Qué es más rentable?

Supongo que la pregunta que te estarás haciendo ahora mismo es:

¿Para qué voy a estar jugándome todos los días el dinero si tengo la opción de cobrar por las operaciones que otros hagan con cero riesgos?

Un escenario ideal, ¿No?

Pero claro, no es tan fácil.

Para montar un bróker necesitas una inversión millonaria.

Piensa que vas a competir contra empresas ya establecidas como Gaesco o Renta 4, bancos tradicionales con sus propios brókers (Santander, BBVA, etc) u otras firmas de corretaje independientes como Abante o Ahorro Corporación.

Requieres de oficina física, licencias carísimas otorgadas por la CNMV, una cartera de clientes considerable, empleados, y más requerimientos en los que prefiero ni pensar.

El coste regulatorio para la mayoría de pringadetes que estamos en este mundillo es inasumible.

Despierta, el sueño de ver crecer tu cuenta cientos de dólares cada segundo gracias a lo que generan tus clientes no va a ser posible, o al menos no tan fácilmente.

En otro post te explicaré cómo puedes llegar a ser bróker si realmente te apasionaría tener una cartera de clientes, pero en este lo que te pregunto es:

¿Qué necesitas para ser Trader?

Te contesto yo: un ordenador, un capital mínimo y conexión a Internet.

No parece tan complicado, ¿verdad?

Al menos los requisitos de partida no incluyen millones de euros.

Pues tampoco es tan fácil como te lo he pintado, porque además necesitas:

  • Una estrategia ganadora que bata al mercado
  • Una gestión monetaria que te permita sobrevivir
  • Una gestión emocional que te evite errores

No vale con poner órdenes y autodenominarte Trader. Todo aquel que se considere Trader tiene que GANAR y retirar dinero de su cuenta.

Aquí es donde sí que te puedo ayudar 

Trabajando conmigo tienes la oportunidad de aprender mi estrategia ganadora, aplicar una gestión monetaria óptima que te evite un sufrimiento innecesario, y gestionar la montaña rusa emocional que supone poner en juego tu dinero día tras día.

Esas son las tres patas del banco en las que todo trader debe sostenerse.

Te doy la enhorabuena, porque has llegado al lugar correcto 😊

Conclusión

El Tráder y el Bróker son dos agentes necesarios para que un mercado goce de buena salud.

Ambos se retroalimentan en términos de calidad y cantidad:

  • Cuantos más traders hay en un mercado, más y mejores brókers aparecerán.
  • Muchos y buenos brókers facilitarán la entrada de un mayor número de traders

Si bien el riesgo que asume un bróker es nulo para conseguir beneficios, en términos de capacidad es tremendamente complicado establecerte como tal.

Por su parte, ser Trader hoy en día es tremendamente sencillo, apenas te hace falta un teléfono móvil con una app de trading instalada y 1.000€ o menos en la cuenta.

Eso sí, aceptas que puedes perder tu propio dinero en cada operación si no haces las cosas bien.

Por eso es tan importante que te formes y trabajes con un profesional: te evitará cometer todos los errores que los principiantes alguna vez hemos cometido acortando tu curva de aprendizaje.

Espero que te haya gustado esta clasificación. Cualquier cuestión, no dudes en hacérmela llegar en los comentarios

Y tú, ¿de quién eres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *